Entradas

El coronavirus es declarado emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS), extendiéndose fuera de China.

El 31 de diciembre de 2019, las autoridades de la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei, China, reportaron un conglomerado de 27 casos de síndrome respiratorio agudo de etiología desconocida entre personas vinculadas a un mercado de productos marinos en la ciudad, que tiene una población de 19 millones de personas, de los cuales 7 fueron reportados como severos. El 7 de enero de 2020, las autoridades chinas informaron que un nuevo coronavirus (nCoV) fue identificado como la causa de esta patología.

Los coronavirus son una gran familia de virus que pueden causar desde resfrío común hasta neumonía grave. Afectan a numerosas especies de animales. Siete de ellos (incluído el descubierto ahora en China, llamado 2019-nCoV) pueden afectar a personas.

Los primeros casos se detectaron en diciembre en personas que habían estado en un mercado de pescado de Wuhan donde también se venden otros animales –especialmente aves y serpientes-. Como otros coronavirus, el 2019-nCoV es un virus procedente de otra especie que ha adquirido la capacidad de infectar a personas. La especie de la que procede aún no se ha identificado.

Provoca síntomas similares a los de una neumonía, ocasionando fiebre y dificultad respiratoria. Aunque dependiendo de la persona afectada, pueden ser muy leves, graves o incluso mortales.

En principio se suponía que solo podía transmitirse de animales a humanos, pero actualmente se sabe que se transmite de persona a persona por pequeñas gotitas que se eliminan al toser, hablar o estornudar. Para  dicha transmisión se requiere contacto cercano.

A la fecha hay mas de 80.000 casos confirmados en mas de 30 países y mas de 2.000 muertos por coronavirus. El 3 de marzo se confirmó el primer caso en Argentina. Se trata de un hombre de 43 años con antecedentes de viaje al norte de Italia que, luego de su regreso comenzó con fiebre, tos y dolor de garganta. Consultó a una clínica privada y allí se cumplió con el protocolo de manera tal de cumplir con el aislamiento correspondiente.

Dado que se trata de un nuevo virus, aún no se ha desarrollado ninguna vacuna para prevenir la infección ni tampoco hay un tratamiento especifico.

Las medidas de prevención son las que corresponden a las enfermedades de transmisión respiratoria:

  • Evitar el contacto cercano con personas que cursan una infección respiratoria.
  • Higiene de manos frecuente y especialmente después del contacto directo con personas enfermas y su medio ambiente.
  • Las personas con infección respiratoria deberán mantener una distancia mayor a 2 metros, cubrirse la boca con el pliegue del codo o pañuelo descartable al toser y lavarse las manos.
  • Reforzar las medidas de prevención estándar en las instituciones de salud, en especial en los servicios de emergencia.
  • Descartar seguro de materiales cortopunzantes.
  • Manejo adecuado del ambiente y de los residuos patológicos hospitalarios.
  • Esterilización y desinfección de dispositivos médicos y hospitalarios.
  • Implementación de medidas estrictas de control de infecciones y de contacto.
  • Definición de áreas de espera específicas para los pacientes sintomáticos y ventilación ambiental frecuente y adecuada dentro de los establecimientos de salud.
  • Limpieza del entorno hospitalario.
  • Separación de al menos 1 metro de distancia entre los pacientes.
  • Evitar el contacto con animales silvestres/de granja.
  • No se recomienda ninguna medida específica para viajeros. Si presentara manifestaciones respiratorias durante o después del viaje se recomienda que consulte e informe su historia de viaje al profesional que lo asista.

En el Aeropuerto de Ezeiza se están llevando a cabo controles a los pasajeros que arriban de países donde se han reportado brotes. Cada pasajero en el avión, mediante una declaración jurada de salud, debe responder un cuestionario acerca de su estado actual de salud y se compromete a reportar síntomas en caso de que estos se manifiesten con posterioridad a entrar al país. Si algún pasajero cumple con la definición de caso sospechoso, se actuará según el protocolo establecido.

El uso de barbijo no se recomienda de manera rutinaria. Su uso está indicado para personas que tengan síntomas respiratorios (tos, fiebre, dolor de garganta) y que hayan regresado de China, Corea del sur, Japón, Irán y norte de Italia en los últimos 14 días y para el personal de salud que los atiende.

Argentina se encuentra en fase de contención: detección precoz de casos sospechosos, aislamiento cuidado y seguimiento estrecho de los contactos.

Dra. Florencia Cahn – Comité Científico Fundación Vacunar.

Última acutalización: 04/03/2020

 

¿Ya visitaste nuestro centro?

Te esperamos de lunes a viernes de 8:30 a 19:30 h y sábado de 9:00 a 13:00 h en Av. Rivadavia 6044. CABA.

Las vacunas son una herramienta fundamental para la prevención de las enfermedades infecciosas. Hay ciertas vacunas que están indicadas a esta edad y otras requieren de refuerzos.

 

Niñas y niños de 11 años deben recibir las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra el virus del papiloma humano (HPV): previene la infección por HPV, virus que puede producir verrugas genitales, cáncer de cuello uterino y cáncer en otras localizaciones (anogenital, orofaringe). Esta vacuna se incorporó al calendario nacional de vacunación en 2011, para todas las niñas nacidas a partir del año 2000 y este año, para todos los niños nacidos en el año 2006. Entre los 11 y los 14 años el esquema es de 2 dosis. Luego de los 14 años, se requieren 3 dosis para completar el esquema. En pacientes HIV positivos y trasplantados el esquema siempre debe constar de 3 dosis.
  • Vacuna antimeningocócica (ACWY): se debe aplicar una dosis de la vacuna tetravalente. Esta dosis permite prevenir la meningitis por meningococo de los serogrupos ACWY en este grupo etario y disminuye el contagio en la comunidad.
  • Vacuna triple bacteriana acelular (dTpa) es una dosis de refuerzo del esquema iniciado en la infancia y brinda protección contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa.
  • Vacuna triple viral: completar el esquema de las 2 dosis de vacuna contra el sarampión, la rubéola y la paperas.
  • Vacuna contra hepatitis B: los jóvenes que no tengan el esquema completo (3 dosis), deben recibirla.

Es muy importante revisar la libreta de vacunación de nuestros hijos junto a su pediatra. ¡Estar vacunados protege nuestra vida!

Comité Científico Vacunar
Noviembre 2017