El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa, estimándose una tasa de ataque secundario de alrededor del 90 % en personas susceptibles  luego del contacto con un enfermo. La infección es producida por el virus del sarampión (virus ARN de cadena simple, perteneciente  a la familia paramyxoviridae del género Morbillivirus), que en ausencia de vacunación afecta principalmente a niños, pero también pueden infectarse personas de cualquier edad no inmunizadas.

La transmisión es de persona a persona, por contacto directo a través de gotitas Flügge o por propagación aérea, con menor frecuencia, ya que el virus puede sobrevivir en el aire hasta dos horas.

Tras un período de incubación de alrededor de 10 días, se manifiesta clínicamente con un período pre-exantemático de 3 o 4 días de duración, de comienzo brusco con  fiebre, coriza, catarro bronquial y conjuntival (enfermedad de los 3 catarros).

En el último día de este período aparece un enantema en la boca, blanquecino, (manchas de Koplic), en la cara interna de los carrillos a la altura del segundo molar.

El período exantemático se presenta con pequeñas lesiones eritematosas o maculopapulares que comienzan en la cara y tronco y después se extiende a los miembros (distribución cefalocaudal). Este período dura 4-5 días y la aparición del exantema coincide generalmente con el pico de fiebre. Comienza a desvanecerse para el tercer día, en el mismo orden en que se presentó, dejando una fina descamación en las zonas afectadas.

En los lactantes, niños pequeños y adultos mayores, pueden aparecer complicaciones. La frecuencia de las complicaciones depende mucho de la edad y  del estado nutricional de los niños; por esta razón, en los grupos con más bajo nivel socioeconómico se observa un mayor porcentaje de las mismas. De la misma manera aumenta cuando se trata de inmunocomprometidos (menores de un año, pacientes oncológicos, HIV, pacientes con enfermedades hematológicas etc.).

Las complicaciones  pueden ser:

  1. Propias del virus: hemorragias (se presentan con máculas y pápulas hemorrágicas), neumonitis (es la más común), encefalitis.
  2. Por infecciosas asociadas: neumonía, otitis. laringotraqueobronquitis

En el embarazo es causa de abortos y RCIU, con mayor incidencia de malformaciones cuando la infección se contrae durante el primer trimestre.

Una complicaciones menos frecuentes es una entidad denominada Panencefalitis esclerosante subaguda. Es una enfermedad crónica, progresiva y rara que afecta niños y adultos jóvenes. Se caracteriza por una historia de sarampión primario seguida por algunos años sin síntomas tras los cuales se inicia un deterioro psiconeurológico  lento y progresivo. El tratamiento recomendado es la administración de interferón y antivirales. ​No existe cura para esta enfermedad y el desenlace es fatal entre uno y tres años posteriores al diagnóstico.

El sarampión es letal hasta en 1-2 de cada 1000 niños que enferman. No existe tratamiento específico para el sarampión, sin embargo, para la prevención se dispone de una vacuna segura y eficaz en el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina.

La vacuna disponible es  la triple viral (SRP) (sarampión, rubeola, parotiditis) (MMR II ©) en pediatría y la doble viral (SR) en la población adulta.

La triple viral es una suspensión de los tres virus vivos atenuados y el esquema recomendado es de dos dosis:

1° dosis: al año de vida

2° dosis: al ingreso escolar

Debe respetarse un intervalo mínimo de 4 semanas entre las dosis y en el caso de no haber recibido las vacunas según lo marca el calendario nacional, deberá completarse o recibir el esquema a los 11 años.

En la población adulta está indicada en el puerperio inmediato en mujeres susceptibles (una dosis de doble viral), debiendo hacerse hincapié en la inmunización de mujeres en edad fértil.

Las contraindicaciones de la vacuna son el embarazo, los menores de 6 meses, los estados de inmunosupresión, los cuadros febriles agudos y los antecedentes de alergia grave con dosis previa (generalmente por alergia a componentes de la vacuna como gelatina y neomicina)

ALERTA EPIDEMIOLÓGICA

La circulación del virus del sarampión en la Región de las Américas continúa activa. En el corriente año, entre la semana epidemiológica (SE) 1 y la SE 43, dos países y un territorio de la región notificaron casos confirmados de sarampión: Brasil, con 619 casos confirmados, los Estados Unidos de América, con 47 casos confirmados y Guayana Francesa, con 5 casos confirmados.

En Argentina, el último caso endémico se registró en el año 2000. Desde la eliminación de la enfermedad hasta el año 2018 se registraron un total de 43 casos importados y relacionados a la importación. Entre SE 1/2019 y 12/2020 se confirmaron un total de 199 casos de sarampión, de los cuales 18 fueron importados, 2 relacionados a la importación y 179 casos de origen desconocido, éstos últimos correspondieron al mayor brote desde la eliminación, que se extendió entre la SE 33 del año 2019 y la SE 12 del año 2020.

La Argentina mantiene su condición de país libre de sarampión. Sin embargo, la continua circulación del virus en otros países de la región y del mundo, sumado a la disminución de las coberturas de vacunación (que se acentuó durante la pandemia Covid 19) y la apertura de fronteras para viajeros provenientes del exterior, supone un  alto riesgo de importación de casos y desarrollo de brotes. Para sostener los logros y evitar la reintroducción del virus al país, se requiere sostener altas coberturas de vacunación con dos dosis de vacuna contra el sarampión (doble o triple viral) y un sistema de vigilancia sensible capaz de detectar oportunamente los casos y así evitar su diseminación.

Para evitar la reintroducción del virus del sarampión en el país, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda:

Verificar esquema de vacunación completo para la edad según Calendario Nacional

  • De 12 meses a 4 años: deben acreditar UNA DOSIS de vacuna triple viral
  • De 5 a 50 años:  deben acreditar al menos DOS DOSIS de vacuna con componente contra el sarampión aplicada después del año de vida (doble o triple viral) o contar con serología IgG positiva para sarampión
  • Las personas nacidas antes de 1965 se consideran inmunes y no necesitan vacunarse.

Para residentes de Argentina que viajen al exterior

  • Niños de 6 a 11 meses de vida: deben recibir UNA DOSIS de vacuna doble viral o triple viral (“dosis cero”). Esta dosis no debe ser tenida en cuenta como esquema de vacunación de calendario.
  • Niños de 12 meses: Deben recibir UNA DOSIS correspondiente al calendario
  • Niños de 13 meses a 4 años inclusive: deben acreditar al menos DOS DOSIS de vacuna triple viral.
  • Mayores de 5 años y adolescentes: deben acreditar al menos DOS DOSIS de vacuna con componente contra el sarampión (doble o triple viral) aplicada después del año de vida o confirmar la presencia de anticuerpos contra sarampión (serología IgG+ contra sarampión).
  • Adultos de 18 años y mayores: deben acreditar al menos DOS DOSIS de vacuna con componente contra el sarampión (doble viral) aplicada después del año de vida
  • Las personas nacidas antes de 1965: son consideradas inmunes y no deben vacunarse.
  • Embarazadas: Se recomienda viajar si acreditan al menos DOS DOSIS de vacuna con componente antisarampionoso (doble viral) aplicada después del año de vida o confirmar la presencia de anticuerpos contra sarampión (serología IgG+ contra sarampión). Se aconseja considerar aplazar y/o repogramar el viaje en embarazadas sin antecedentes comprobables de vacunación o sin anticuerpos contra el sarampión, así como en menores de 6 meses de vida por no poder recibir la vacuna y ser el grupo de mayor vulnerabilidad.

 

La medicina del viajero es una especialidad médica dedicada a los aspectos relacionados con la prevención de enfermedades y situaciones potencialmente peligrosas a las que están expuestas las personas cuando realizan un viaje.

Comprende no sólo la prevención de enfermedades infecciosas durante el viaje, sino también la seguridad personal de los viajeros y la prevención ante riesgos ambientales. Por ende, incluye diagnóstico y tratamiento de patologías adquiridas en viajes y manifestadas durante el mismo o a su regreso.

Hay destinos que están más relacionados con el riesgo de adquirir enfermedades (como África, India o el Sudeste Asiático). Sin embargo, no solo debe tenerse en cuenta el destino si no también el tipo de viaje a realizar: el propósito del mismo (vacaciones, trabajo, visita a familiares y amigos), tipo de alojamiento y las características y antecedentes de la persona que consulta.

Es por ello que en el momento de planificar un viaje debemos consultar con nuestro medico de cabecera si el destino amerita realizar una consulta de medicina del viajero.

La consulta de medicina del viajero es siempre una buena oportunidad para poner al día el carnet de vacunación, independientemente de la edad y del destino.

Es importante recordar que los esquemas de vacunación no se reinician: se completan.

Por otro lado se deben tener en cuenta los intervalos sugeridos entre vacunas y las aplicaciones recientes que hayan recibido respecto al Calendario Nacional de Vacunación, especialmente en niños menores de 2 años y adultos mayores.

Se recomienda hacer la consulta de Medicina del Viajero con, al menos, 8 semanas de anticipación al viaje de modo tal de contar con el tiempo suficiente para seguir todas las recomendaciones en tiempo y forma.

Por ejemplo, la recomendación de aplicación de la vacuna contra la Fiebre Amarilla, es de, al menos, 10 días previos al viaje.

Recordemos que esta vacuna se aplica una vez en la vida para viajeros. Hay otras vacunas cuyo esquema requiere mas de una dosis por lo que también es importante contar con ese tiempo.

Además de las vacunas, hay otras medidas de prevención y recomendaciones generales que deben ser tenidas en cuenta:

  • Contar con un seguro medico de asistencia al viajero
  • Llevar un botiquín básico y la medicación habitual (siempre teniendo en cuenta posibles contingencias que puedan prolongar el viaje)
  • Prevención de diarrea del viajero: enfermedades transmitidas por agua y alimentos. Consumir agua potable y alimentos seguros.
  • Prevención de enfermedades transmitidas por mosquitos: uso de repelentes. Profilaxis de malaria (según el destino)
  • Prevención de enfermedades de transmisión sexual: uso de preservativo

PREVENCIÓN PICADURAS DE INSECTOS

  • Proteja la piel mediante el uso de repelentes a base de DEET (NN dietil metatoluamida) en concentración del 25 al 30%.
  • Colocar repelentes a base de permetrina al 2% en las ropas y mosquiteros, no exponga la piel al mismo (es solo para telas). Marca: HELP Duración de la protección: 1-2 semanas.
  • Los niños pequeños y embarazadas deben usar repelentes a base de Citronella (el DEET está contraindicado).
  • No utilizar perfumes (desodorantes con aroma, loción para después de afeitar, etc.), los mismos atraen a los mosquitos.
  • Colocar insecticidas en las habitaciones, tipo pastillas de larga duración, y renuévelos durante toda su estadía o utilice Spray con piretroides.
  • Usar ropa de manga y botamanga larga de colores claros (los colores oscuros atraen a los mosquitos).
  • Cuando se use pantalla solar o cremas, colocarlas 15 minutos antes del repelente.
  • Usar mosquiteros en cunas, carpas y si es posible en los cuartos.
  • Si Ud. tiene fiebre y/o cefalea y está o estuvo en un área con DENGUE: no tome aspirina. Use paracetamol.

Destinos más frecuentes y vacunas contra enfermedades endémicas:

Brasil: Muchas áreas de Brasil tienen fiebre amarilla. También hay un numero importante de casos de Sarampión por lo que es importante que todos los adultos cuenten con dos dosis de la vacuna doble o triple viral.

Precaución a mujeres transitando el primer trimestre del embarazo por riesgo de Zika.

Europa y Estados Unidos: Vacunas del calendario nacional. Especial importancia a la vacuna triple viral por aumento de los casos de Sarampión en Europa.

México: Fiebre tifoidea y Hepatitis A según el destino.

Chile: Vacunas del calendario nacional de vacunación.

Turismo local

¿Necesito vacunas específicas para viajar por Argentina?

Las vacunas del calendario nacional de vacunación. Algunas zonas de Corrientes y Misiones (incluyendo las Cataratas del Iguazú) tienen indicación de vacuna contra la fiebre amarilla.

LINKS DE INTERES

https://www.cdc.gov/travel

http://slamvi.org/

https://www.travax.nhs.uk/

El coronavirus es declarado emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS), extendiéndose fuera de China.

El 31 de diciembre de 2019, las autoridades de la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei, China, reportaron un conglomerado de 27 casos de síndrome respiratorio agudo de etiología desconocida entre personas vinculadas a un mercado de productos marinos en la ciudad, que tiene una población de 19 millones de personas, de los cuales 7 fueron reportados como severos. El 7 de enero de 2020, las autoridades chinas informaron que un nuevo coronavirus (nCoV) fue identificado como la causa de esta patología.

Los coronavirus son una gran familia de virus que pueden causar desde resfrío común hasta neumonía grave. Afectan a numerosas especies de animales. Siete de ellos (incluído el descubierto ahora en China, llamado 2019-nCoV) pueden afectar a personas.

Los primeros casos se detectaron en diciembre en personas que habían estado en un mercado de pescado de Wuhan donde también se venden otros animales –especialmente aves y serpientes-. Como otros coronavirus, el 2019-nCoV es un virus procedente de otra especie que ha adquirido la capacidad de infectar a personas. La especie de la que procede aún no se ha identificado.

Provoca síntomas similares a los de una neumonía, ocasionando fiebre y dificultad respiratoria. Aunque dependiendo de la persona afectada, pueden ser muy leves, graves o incluso mortales.

En principio se suponía que solo podía transmitirse de animales a humanos, pero actualmente se sabe que se transmite de persona a persona por pequeñas gotitas que se eliminan al toser, hablar o estornudar. Para  dicha transmisión se requiere contacto cercano.

A la fecha hay mas de 80.000 casos confirmados en mas de 30 países y mas de 2.000 muertos por coronavirus. El 3 de marzo se confirmó el primer caso en Argentina. Se trata de un hombre de 43 años con antecedentes de viaje al norte de Italia que, luego de su regreso comenzó con fiebre, tos y dolor de garganta. Consultó a una clínica privada y allí se cumplió con el protocolo de manera tal de cumplir con el aislamiento correspondiente.

Dado que se trata de un nuevo virus, aún no se ha desarrollado ninguna vacuna para prevenir la infección ni tampoco hay un tratamiento especifico.

Las medidas de prevención son las que corresponden a las enfermedades de transmisión respiratoria:

  • Evitar el contacto cercano con personas que cursan una infección respiratoria.
  • Higiene de manos frecuente y especialmente después del contacto directo con personas enfermas y su medio ambiente.
  • Las personas con infección respiratoria deberán mantener una distancia mayor a 2 metros, cubrirse la boca con el pliegue del codo o pañuelo descartable al toser y lavarse las manos.
  • Reforzar las medidas de prevención estándar en las instituciones de salud, en especial en los servicios de emergencia.
  • Descartar seguro de materiales cortopunzantes.
  • Manejo adecuado del ambiente y de los residuos patológicos hospitalarios.
  • Esterilización y desinfección de dispositivos médicos y hospitalarios.
  • Implementación de medidas estrictas de control de infecciones y de contacto.
  • Definición de áreas de espera específicas para los pacientes sintomáticos y ventilación ambiental frecuente y adecuada dentro de los establecimientos de salud.
  • Limpieza del entorno hospitalario.
  • Separación de al menos 1 metro de distancia entre los pacientes.
  • Evitar el contacto con animales silvestres/de granja.
  • No se recomienda ninguna medida específica para viajeros. Si presentara manifestaciones respiratorias durante o después del viaje se recomienda que consulte e informe su historia de viaje al profesional que lo asista.

En el Aeropuerto de Ezeiza se están llevando a cabo controles a los pasajeros que arriban de países donde se han reportado brotes. Cada pasajero en el avión, mediante una declaración jurada de salud, debe responder un cuestionario acerca de su estado actual de salud y se compromete a reportar síntomas en caso de que estos se manifiesten con posterioridad a entrar al país. Si algún pasajero cumple con la definición de caso sospechoso, se actuará según el protocolo establecido.

El uso de barbijo no se recomienda de manera rutinaria. Su uso está indicado para personas que tengan síntomas respiratorios (tos, fiebre, dolor de garganta) y que hayan regresado de China, Corea del sur, Japón, Irán y norte de Italia en los últimos 14 días y para el personal de salud que los atiende.

Argentina se encuentra en fase de contención: detección precoz de casos sospechosos, aislamiento cuidado y seguimiento estrecho de los contactos.

Dra. Florencia Cahn – Comité Científico Fundación Vacunar.

Última acutalización: 04/03/2020

Estamos felices de anunciar que todas nuestras sucursales cuentan con el aval de la certificación de calidad bajo normas ISO 9001.

¿Qué significa?

Cumplimos con las normas de sistema de gestión de calidad que certifican la eficiencia, el servicio al cliente y la excelencia en nuestro producto.

Certificado ISO9001

¿Por qué es importante la planificación antes de viajar?

Viajar es una experiencia más que gratificante. Pero para asegurarse una buena estadía, con preparar las valijas no basta, sino que también se deben tomar ciertos recaudos. En primer lugar, es imprescindible contratar un buen seguro médico por los días que se estará fuera del país, lo que será muy útil ante cualquier eventualidad. En segundo lugar, si se sospecha que en el destino elegido una enfermedad es endémica, lo mejor es consultar a un especialista en Medicina del Viajero entre cuatro y ocho semanas previas a la partida.

Este profesional no sólo indicará qué vacunas deben aplicarse antes de la travesía, sino también cuáles serán los medicamentos imprescindibles en el botiquín según el país a visitar. Por ejemplo, medicamentos para prevenir la malaria o tratar la diarrea.

En cuanto a las vacunas, sólo por nombrar las más frecuentes que se indican a los “trotamundos”, están las inmunizaciones contra fiebre amarilla, hepatitis A y B, gripe y tétanos. Es importante tener en cuenta que para una inmunización adecuada se requiere planificación, por lo que es necesario consultar con tiempo. En los casos en que una vacuna necesita más de una dosis para ser eficiente, se pueden aplicar “esquemas acelerados o rápidos”, con asesoría del profesional.

Cuando no se cuenta en la cartilla con la especialidad Medicina de Viajero y no es posible la consulta particular, la mejor opción es realizar una visita al médico clínico de cabecera, con la misma antelación y con carnet de vacunación en mano.
Los amantes de los cruceros deben tomar recaudos extra ya que estarán a bordo por períodos prolongados. Entre las prevenciones, están los controles odontológicos para que no presenten molestias imposibles de ser atendidas en la embarcación. Por otra parte, cabe recordar que según la Organización Mundial de la Salud, la mitad de las emergencias en los navíos ocurre en mayores de 65 años, y entre ellas están: mareos, malestar gastrointestinal, lesiones e infecciones respiratorias. Por ese motivo, todo este grupo debe vacunarse contra la gripe y la neumonía, según lo que indica el Ministerio de Salud.

Es importante que, antes de viajar, se reúna información suficiente sobre el lugar elegido, algo que puede llevar desde algunas semanas hasta incluso todo un año.

No sólo es necesario saber las principales atracciones turísticas, sino también el clima, el acceso al agua potable, la alimentación y cuestiones de higiene. De ese modo se sabrá si se deben llevar, por ejemplo, tabletas potabilizadoras de agua o repelentes para insectos.

El botiquín médico infaltable deberá contener productos como alcohol en gel, bandas adhesivas, gasas, termómetro, protector solar para cuerpo y labios y cremas para quemaduras, entre otros. Y en el neceser de remedios no deben faltar analgésicos, antiácidos, antihistamínicos, descongestivos, comprimidos para el mal de altura y medicamentos con receta para enfermedades preexistentes.

Como médico y comunicador, suelo viajar con frecuencia y no siempre cuento con el tiempo de antelación necesario para planificar un viaje. Por ende, si usted también está con poco tiempo y si en su agenda surgen viajes relámpago, es recomendable tener listo un bolso con lo básico, como documentos, ropa limpia, dinero, computadora y botiquín. Además, es necesario tomarse el tiempo para dormir al menos seis horas diarias, el tiempo necesario para que el cuerpo reponga energías, algo que es vital si en el trayecto se cruzan varias zonas horarias. Y si está mucho tiempo sentado, es recomendable estirarse para relajar articulaciones y levantarse y caminar de tanto en tanto.

Los pasajeros que viajan en avión asiduamente pueden tener más chances de presentar problemas de sueño causados por el jet lag, así como el aumento del riesgo de sufrir un mal propio de los viajes en avión como la trombosis venosa profunda (TVP), en la que se forman coágulos en las venas de las piernas por la quietud. Por lo tanto se debe estar atento si se presenta hinchazón en las extremidades inferiores, y de ser así, consultar al médico.

Si bien las recomendaciones antes de viajar pueden parecer muchas, nos servirán para enfrentar posibles situaciones y nos darán tranquilidad. Por ende, una vez que se tomaron estos recaudos, lo que no puede faltar en un viaje es el entusiasmo, ya que cada lugar nos depara una nueva aventura y experiencias ricas que no podremos olvidar.

Dr. Guillermo Capuya
M.N. 65404
Médico egresado UBA. Especialista en Urología.
Médico columnista C5N.