La cartera sanitaria recuerda la importancia de completar esquemas de vacunación y tener presente las medidas de prevención y detección de esta enfermedad.

La cartera sanitaria informa que se han registrado ocho casos sospechosos en nuestro país que se encuentran bajo estudio e investigación epidemiológica por parte de las jurisdicciones y aún no han sido clasificados como hepatitis graves de origen desconocido.

Desde el Ministerio de Salud se destaca que se trata de casos aislados y sin conexión alguna entre sí, al mismo tiempo que se enfatiza que no se trata de un brote sino de una situación que no escapa a lo que se notifica en forma habitual ya que todos los años se registran casos con cuadros similares de hepatitis agudas graves sin diagnóstico.

Igualmente, ante la alerta epidemiológica que se produjo en otros países del mundo y que también se emitió en nuestro país el día 27 de abril de 2022, se recomienda a la población controlar y completar los esquemas del Calendario Nacional de Vacunación para cada edad, realizar higiene frecuente de manos, evitar el contacto con personas enfermas, cubrirse al toser o estornudar y evitar tocarse ojos, nariz y boca.

Ante la presencia en menores de 16 años de síntomas compatibles con los de la hepatitis (fiebre, fatiga, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces blancas, dolor articular e ictericia) se aconseja consultar al médico.

Por su parte, a los equipos de salud encargados de atender a la población pediátrica se recomienda sospechar hepatitis aguda de origen desconocido en aquellos casos con clínica compatible de hepatitis con pruebas negativas para hepatitis virales (A, B, C, D y E). Se recomienda incluir en el estudio de estos pacientes la detección de adenovirus.

Por otro lado, y con el objetivo de fortalecer la vigilancia de este tipo de eventos y estudiar en profundidad cada caso, quedó conformado un grupo de trabajo integrado por distintas áreas del Ministerio de Salud de la Nación, como la Dirección de Epidemiologia, la Dirección de Salud Perinatal y Niñez, la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, el Programa de Control de Hepatitis Virales, la Coordinación de Salud Ambiental y el Laboratorio Nacional de Referencia de Hepatitis Virales y de Gastroenteritis Virales (INEI-ANLIS). A ellos se sumarán también representantes del Hospital Garrahan y sociedades científicas.

Además de analizar la situación epidemiológica, el equipo tendrá la tarea de generar una guía de recomendaciones para el abordaje integral de las hepatitis graves de origen desconocido y establecer mecanismos de difusión de la información. A su vez, se solicitarán muestras de cada uno de los casos sospechosos para realizar estudios complementarios en el Laboratorio Nacional de Referencia de Hepatitis Virales.

Hepatitis significa inflamación del hígado que puede ser de causa infecciosa, tóxica o autoinmune. En la mayoría de los casos, la hepatitis es provocada por un virus. Las hepatitis virales son causadas más frecuentemente por los virus de hepatitis A, B y C. El test para las hepatitis B y C permite iniciar un tratamiento oportuno y minimizar la transmisión.

Las hepatitis A y B son prevenibles a través de vacunas. Los tratamientos para la hepatitis B crónica y  la hepatitis C, son seguros y altamente efectivos.

La varicela es la enfermedad exantemática (comúnmente conocida como eruptiva) más frecuente. Es una enfermedad altamente contagiosa y es endemo-epidémica, lo que puede determinar brotes en instituciones cerradas como jardines maternales, colegios y centros asistenciales, entre otros.

El agente causal de la varicela es el virus varicela zóster (VVZ), miembro de la familia de los virus herpes, con capacidad de producir latencia tras la primoinfección. Durante el período de incubación el VVZ  llega a los ganglios de las raíces dorsales, en especial a los dermatomas que corresponden al trigémino, nervios torácicos y lumbares. En estas localizaciones, el VVZ queda latente de por vida pudiendo reactivarse sobre todo en situaciones de inmunodepresión. Su reactivación origina el herpes zóster.

El ser humano es el único reservorio conocido y las formas de transmisión más frecuentes son a través de la inhalación de pequeñas gotas de secreciones que se expulsan de forma inadvertida por la boca y la nariz al hablar, estornudar, toser o espirar (gotas de Flügge) o por contacto directo con el contenido de las vesículas de varicela o de zoster.

Es posible también la transmisión vertical (de madre a hijo) cuando la embarazada susceptible padece la infección durante el embarazo (transmisión intrauterina) o el periparto (transmisión perinatal).

Cuando la madre padece varicela 5 días antes o 2 días después del parto se produce la varicela perinatal, que puede ser un cuadro grave.

El período de contagio se extiende desde 2 días antes de la aparición del brote y se extiende hasta que las lesiones se transforman en costra. Luego de un período de incubación de 2 a 10 días comienzan las manifestaciones clínicas de la enfermedad; al principio con signos y síntomas inespecíficos como malestar general, inapetencia, cefaleas y dolor abdominal que suelen observarse en la mitad de los enfermos. Finalmente aparece el exantema o brote característico que habitualmente permite el diagnóstico de la enfermedad sin necesidad de estudios complementarios.

Es de distribución cefalocaudal (se inicia en cabeza y cara y luego se extiende a tronco, abdomen y extremidades) y presenta una evolución característica: comienza con una mancha rojiza (mácula) que luego se eleva (pápula), luego se transforma en vesícula con contenido líquido infectante y finalmente aparece la costra que marca el final del período de contagio. Una característica importante es que pueden verse lesiones en distintos períodos evolutivos.

La varicela fue considerada por años como una enfermedad benigna; sin embargo pueden presentarse complicaciones, poco frecuentes, que varían según la edad y las enfermedades de base del paciente. Estas pueden ser:

  • Complicaciones infecciosas
  • Locales, por estreptococo o estafilococo, como impétigo, celulitis, abscesos subcutáneos, linfadenitis, etc
  • A distancia: neumonía, sepsis, artritis
  • Complicaciones neurológicas: ataxia cerebelosa, meningitis, encefalitis, mielitis transversa
  • Complicaciones Respiratorias: neumonitis, más frecuente en adultos e inmunocomprometidos.

Por otra parte, el impacto socioeconómico que esta enfermedad produce, con un peso significativo en la atención de salud, costos sociales y en las consecuencias socioeconómicas derivadas del ausentismo y pérdida de productividad laboral de las personas encargadas de cuidar a los enfermos, contribuyó para que la varicela fuera jerarquizada como un problema prioritario de salud pública en nuestro país.

En este sentido, la vacuna contra el VVZ es una herramienta importante para reducir en forma significativa la carga de enfermedad, así como la morbimortalidad por sus complicaciones o formas graves de presentación, especialmente en las poblaciones de riesgo.

Es una vacuna a virus vivos atenuados incluída en el calendario nacional de vacunación desde el año 2015 como única dosis a los 15 meses de vida.

Los esquemas de dosis única tienen como objetivo principal reducir la morbilidad grave y la mortalidad por varicela, pero no son suficientes para limitar la circulación del virus y prevenir los brotes incluso en niños vacunados.
En cambio, los esquemas de dos dosis además de disminuir la morbilidad severa y la mortalidad, logran reducir significativamente el número de casos y posibles brotes en poblaciones vacunadas.

Es por eso que Ministerio de Salud de la Nación dispuso recientemente la incorporación de una segunda dosis para todos los niños y niñas que cumplan 5 años a partir del inicio de la estrategia (1° de enero de 2022).

Serán incluidos además en esta estrategia todos los niños y niñas mayores de 5 años (nacidos a partir del 1° de octubre de 2013) hayan o no recibido oportunamente la primera dosis de vacuna, en función de iniciar o completar su esquema de dos dosis.

Como es de público conocimiento, a raíz del aislamiento social obligatorio que se implementó como medida de prevención de la pandemia del Covid-19, todas las personas que deban circular por trabajo o por motivos de excepción deben tramitar el Certificado de Circulación.

Para las situaciones de excepción como las relacionadas con el cuidado de nuestra salud se puede solicitar un permiso temporal de 24 horas. Por ese motivo, todas las personas que necesiten concurrir a alguno de nuestros Centros de Vacunación deberán tramitar el Certificado para poder circular.

¿Cómo se hace?

1) Hay que acceder a la web https://www.argentina.gob.ar/circular y elegir la opción “Tramitá tu certificado único habilitante para circular”.

2) Seleccionar si quien debe movilizarse tiene o no DNI argentino y la provincia en donde reside.

3) En el motivo de la excepción, elegir la opción «Permisos especiales».

3) Luego la opción «Por emergencias, situaciones imprevistas o urgencias; para asistir a turnos médicos o hacer trámites impostergables (24 horas).»

4) Y a partir de ahí completar los datos solicitados, incluyendo el domicilio del centro de vacunación elegido.

Cuatro horas después de solicitado se puede verificar vía web o aplicación Cuidar si el certificado transitorio fue aprobado. Recordar que el permiso de circulación es válido sólo por 24 horas y puede tramitarse hasta dos veces por semana.

A partir del 01/06/2020 se discontinuara la indicación de bOPV para indicar solamente IPV

  •  1° dosis con IPV: Niños que cumplan 2 meses a partir del 01/06/2020
  • 2° dosis con IPV: Niños que cumplen 4 meses a partir del 01/06/2020
  •  3° dosis con IPV: Niños que cumplen 6 meses a partir del 01/06/2020
  • Único refuerzo con IPV: Niños que cumplen 5 años a partir del 01/06/2020

Se suprime la dosis de refuerzo de los 18 meses del Calendario Nacional de Vacunación.

El esquema de 4 dosis ofrece adecuados niveles de inmunidad que se mantienen por períodos prolongados según la evidencia científica existente.

COMITÉ CIENTIFICO
Mayo 2020

Si usted necesita hacer una consulta por una reacción posterior a la vacuna o si tiene diagnóstico de COVID y estuvo en uno de nuestros centros en los últimos 14 días envíe un mail a esta casilla: [email protected]

Muchas gracias

El coronavirus es declarado emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS), extendiéndose fuera de China.

El 31 de diciembre de 2019, las autoridades de la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei, China, reportaron un conglomerado de 27 casos de síndrome respiratorio agudo de etiología desconocida entre personas vinculadas a un mercado de productos marinos en la ciudad, que tiene una población de 19 millones de personas, de los cuales 7 fueron reportados como severos. El 7 de enero de 2020, las autoridades chinas informaron que un nuevo coronavirus (nCoV) fue identificado como la causa de esta patología.

Los coronavirus son una gran familia de virus que pueden causar desde resfrío común hasta neumonía grave. Afectan a numerosas especies de animales. Siete de ellos (incluído el descubierto ahora en China, llamado 2019-nCoV) pueden afectar a personas.

Los primeros casos se detectaron en diciembre en personas que habían estado en un mercado de pescado de Wuhan donde también se venden otros animales –especialmente aves y serpientes-. Como otros coronavirus, el 2019-nCoV es un virus procedente de otra especie que ha adquirido la capacidad de infectar a personas. La especie de la que procede aún no se ha identificado.

Provoca síntomas similares a los de una neumonía, ocasionando fiebre y dificultad respiratoria. Aunque dependiendo de la persona afectada, pueden ser muy leves, graves o incluso mortales.

En principio se suponía que solo podía transmitirse de animales a humanos, pero actualmente se sabe que se transmite de persona a persona por pequeñas gotitas que se eliminan al toser, hablar o estornudar. Para  dicha transmisión se requiere contacto cercano.

A la fecha hay mas de 80.000 casos confirmados en mas de 30 países y mas de 2.000 muertos por coronavirus. El 3 de marzo se confirmó el primer caso en Argentina. Se trata de un hombre de 43 años con antecedentes de viaje al norte de Italia que, luego de su regreso comenzó con fiebre, tos y dolor de garganta. Consultó a una clínica privada y allí se cumplió con el protocolo de manera tal de cumplir con el aislamiento correspondiente.

Dado que se trata de un nuevo virus, aún no se ha desarrollado ninguna vacuna para prevenir la infección ni tampoco hay un tratamiento especifico.

Las medidas de prevención son las que corresponden a las enfermedades de transmisión respiratoria:

  • Evitar el contacto cercano con personas que cursan una infección respiratoria.
  • Higiene de manos frecuente y especialmente después del contacto directo con personas enfermas y su medio ambiente.
  • Las personas con infección respiratoria deberán mantener una distancia mayor a 2 metros, cubrirse la boca con el pliegue del codo o pañuelo descartable al toser y lavarse las manos.
  • Reforzar las medidas de prevención estándar en las instituciones de salud, en especial en los servicios de emergencia.
  • Descartar seguro de materiales cortopunzantes.
  • Manejo adecuado del ambiente y de los residuos patológicos hospitalarios.
  • Esterilización y desinfección de dispositivos médicos y hospitalarios.
  • Implementación de medidas estrictas de control de infecciones y de contacto.
  • Definición de áreas de espera específicas para los pacientes sintomáticos y ventilación ambiental frecuente y adecuada dentro de los establecimientos de salud.
  • Limpieza del entorno hospitalario.
  • Separación de al menos 1 metro de distancia entre los pacientes.
  • Evitar el contacto con animales silvestres/de granja.
  • No se recomienda ninguna medida específica para viajeros. Si presentara manifestaciones respiratorias durante o después del viaje se recomienda que consulte e informe su historia de viaje al profesional que lo asista.

En el Aeropuerto de Ezeiza se están llevando a cabo controles a los pasajeros que arriban de países donde se han reportado brotes. Cada pasajero en el avión, mediante una declaración jurada de salud, debe responder un cuestionario acerca de su estado actual de salud y se compromete a reportar síntomas en caso de que estos se manifiesten con posterioridad a entrar al país. Si algún pasajero cumple con la definición de caso sospechoso, se actuará según el protocolo establecido.

El uso de barbijo no se recomienda de manera rutinaria. Su uso está indicado para personas que tengan síntomas respiratorios (tos, fiebre, dolor de garganta) y que hayan regresado de China, Corea del sur, Japón, Irán y norte de Italia en los últimos 14 días y para el personal de salud que los atiende.

Argentina se encuentra en fase de contención: detección precoz de casos sospechosos, aislamiento cuidado y seguimiento estrecho de los contactos.

Dra. Florencia Cahn – Comité Científico Fundación Vacunar.

Última acutalización: 04/03/2020