Antes de viajar al Mundial de Fútbol que se realizará en Qatar es conveniente revisar las vacunas para poder viajar seguro y protegido. Esto es conveniente hacerlo al menos un mes antes del viaje por si fuese necesario aplicarse alguna vacuna antes. Ante cualquier duda consulte al médico.

  1. Verificar estar al día con todas las vacunas del calendario.
  2. Vacunas contra COVID-19: asegurarse de tener un esquema de vacunación completo y con las vacunas aprobadas de acuerdo a lo que requieren las autoridades sanitarias de Qatar. Debido a que estos requisitos se han ido modificando, es conveniente consultar antes de viajar con su agencia de viajes o el consulado/embajada.
  3. Otras enfermedades prevenibles por vacunas a tener en cuenta:
    1. Vacuna contra Hepatitis A: en adultos no vacunados con serología previa (Inmunoglobulina G) negativa, se recomienda aplicar una dosis 14 días antes de viajar. Al regresar del viaje y, luego de al menos 6 meses, aplicar la segunda dosis
    2. Vacuna contra Fiebre Tifoidea: se recomienda aplicar una dosis al menos 14 días antes de viajar para adultos y niños a partir de los 2 años, sobre todo para aquellos que visitan ciudades pequeñas o áreas rurales.
    3. Vacuna contra sarampión (MUY IMPORTANTE): todo adulto nacido a partir de 1965 debe asegurarse haber recibido 2 dosis de vacuna con componente anti-sarampionoso (doble o triple viral) o tener una prueba serológica (anticuerpos positivos) antes del viaje. Los niños que viajen y tengan entre 6 meses y 1 año deben recibir una dosis adicional, que no se considerará de calendario. Los niños a partir del año, que ya hayan recibido 1 dosis y sean menores de 5 años, deberán recibir una dosis adicional antes de viajar, que tampoco será considerara de calendario.
    4. Vacuna contra hepatitis B: todo adulto debe asegurarse de haber recibido el esquema completo de esta vacuna.
    5. Vacuna contra Meningococo: algunos países, como Uruguay, recomiendan la aplicación de la vacuna tetravalente (ACWY) por la posibilidad de contacto a través de aglomeraciones en espacios reducidos con viajeros provenientes de países endémicos para esta enfermedad.
    6. Vacuna antirrábica: si bien hay perros con rabia en Qatar, este país tiene un sistema de atención que permite la rápida administración de vacuna y gammaglobulina en caso de una mordedura o rasguño por algún animal. Las personas con más riesgo serán aquellas que visiten áreas rurales, hagan campamentos, realicen turismo aventura o trabajen con animales.

Comité Científico Fundación Vacunar
Septiembre 2022

EN OCTUBRE COMENZARÁ LA CAMPAÑA NACIONAL DE VACUNACIÓN CONTRA SARAMPIÓN, RUBÉOLA, PAPERAS Y POLIOMIELITIS PARA NIÑOS Y NIÑAS DE 13 MESES A 4 AÑOS, 11 MESES Y 29 DÍAS.

Campaña de Vacunación Triple Viral y Polio a partir del 1º de Octubre hasta el 13 de Noviembre para niños y niñas de 13 meses a 4 años, 11 meses y 29 días.

Acercate a cualquiera de nuestros centros para vacunarte por demanda espontánea.

Para agilizar la atención cargá tus datos en en el sistema de autogestión y agendá tu visita.

PARA CONOCER LAS COBERTURAS MÉDICAS Y REQUISITOS PARA ESTA CAMPAÑA INGRESÁ AQUÍ

El propósito es aplicar dosis adicionales de las vacunas triple viral y antipoliomielítica inactivada para sostener la eliminación y control de enfermedades en el país con el objetivo de mejorar las coberturas de vacunación.

Es por eso que los servicios de salud públicos y privados llevarán a cabo la  vacunación contra sarampión, rubéola, paperas y poliomielitis en forma gratuita y obligatoria a la población previamente mencionada, independientemente del antecedente de haber recibido estas vacunas con anterioridad o haber padecido las enfermedades.

Debido al descenso en las coberturas de vacunación observadas en los últimos años (acentuadas durante los primeros dos años de pandemia) es necesario desarrollar esta campaña a fin de evitar la reaparición de estas enfermedades.

La campaña se hace en un contexto en el que es necesario desarrollar acciones para sostener la eliminación de enfermedades como el sarampión. Cabe recordar que el último brote de esta enfermedad registrado en el país fue el más importante tras lograr la eliminación, se extendió por siete meses, desde agosto de 2019 a marzo 2020, período en el causó 179 casos y una muerte.

Además, el sarampión puede causar complicaciones, principalmente en niños menores de cinco años o malnutridos, tales como neumonía, convulsiones, meningoencefalitis, ceguera, retraso mental grave y trastornos degenerativos
tardíos del sistema nervioso central.

En cuanto a la rubéola y el síndrome de rubéola congénita en Argentina si bien no se reportan casos autóctonos desde el año 2009, cuando una persona embarazada susceptible expuesta al virus de la rubéola padece la enfermedad durante el primer trimestre del embarazo, se produce infección fetal y síndrome de rubéola congénita en el 90 por ciento de los casos.

El Síndrome de Rubéola Congénita produce muertes fetales y neonatales y graves malformaciones en el recién nacido, causando sordera, ceguera y cardiopatías congénitas estructurales y no estructurales, así como graves trastornos de aparición tardía como diabetes o discapacidad intelectual entre otros.

Por otra parte, en los últimos años se han registrado brotes de paperas (o parotiditis) en Argentina. Se trata de una enfermedad inmunoprevenible que afecta tanto a niños como adultos, sin tratamiento específico, que provoca gran
ausentismo escolar y laboral y puede causar en sus formas más graves meningitis y orquiepididimitis, pudiendo en este último caso conducir a la esterilidad permanente.

Finalmente, la Estrategia para la Fase Final de la Erradicación de la Poliomielitis 2019-2023 refleja la urgencia de erradicar la poliomielitis al haber sido declarada una emergencia de salud pública de importancia internacional en 2014. Además, la existencia de poliomielitis salvaje en distintos países del mundo hace que todos estén en riesgo de reintroducción. Es una enfermedad altamente contagiosa ocasionada por el virus de la poliomielitis y puede causar parálisis permanente.

A nivel nacional, es necesario mencionar que las coberturas del Calendario Nacional de Vacunación registran un descenso sostenido desde el año 2017, hecho que se vio agravado a partir de la pandemia de COVID-19 con caídas promedio entre 10 y 15 puntos respecto de años previos por lo cual esta campaña es fundamental.

Mantener protegidos a niños y niñas a través de la vacunación con una dosis adicional de las vacunas triple viral y antipoliomielítica es una estrategia que ha demostrado ser efectiva y segura y refuerza la importancia de sostener la vacunación como una política sanitaria prioritaria y con alto impacto en la salud de la población.

Esta campaña, incluye a todos los niños de 13 meses a 4 años, 11 meses y 29 días, independientemente del esquema de inmunización previo. Estás dosis serán registradas como dosis 0 o adicionales y no contarán para el Calendario.

En el caso que un niño o niña hayan recibido estas vacunas dentro de los 28 días previos al inicio de la campaña, deberán dejar transcurrir ese intervalo para vacunarse dentro de la campaña, aunque el componente polio puede recibirlo en cualquier momento sin que medie ningún intervalo.

Comité Científico
Fundación Vacunar
Septiembre 2022

La enfermedad meningocócica invasiva (EMI) es una infección grave,  potencialmente letal, causada por Neisseria meningitidis. Es una enfermedad poco frecuente, pero con alta morbimortalidad (10 % mortalidad / 20 % complicaciones) de distribución mundial, que se presenta en forma de brotes o epidemias.

En Argentina, el grupo más vulnerable lo constituyen los niños menores de 1 año, especialmente los menores de 9 meses.

El meningococo (Neisseria meningitidis) es un diplococo Gram negativo, aerobio estricto, inmóvil, de forma arriñonada que se dispone en pares intracelulares y extracelulares. Se han descrito 12 serogrupos de esta bacteria en base a las características del polisacárido capsular, aunque sólo 6 de ellos han demostrado poder patógeno en el ser humano: A, B, C, X, W e Y.

Si bien la prevalencia de los serogrupos es variable e impredecible, en Argentina los  serogrupos prevalentes son el W y el B

El humano es el único reservorio. La transmisión se produce de persona a persona por vía aérea, por contacto directo con secreciones infectadas de un portador asintomático o de un enfermo.

Un factor importante en la epidemiología de la enfermedad es la portación nasofaríngea, prerrequisito indispensable para el desarrollo de enfermedad invasiva que desarrolla el 1 % de los portadores.

Esta portación es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes. Se estima que la tasa de portación en Bs. As. Es del 13,8 %.

Existen factores que favorecen el desarrollo de EMI. Entre ellos se mencionan:

  • Exposición al humo del tabaco o fumar tabaco
  • Antecedente reciente de enfermedad respiratoria, gripe
  • Convivencia estrecha con elevado porcentaje de portadores asintomáticos (cuarteles, prisiones etc.)
  • Déficit de complemento
  • Tratamiento con Eculizumab (aumenta hasta 1200 veces la posibilidad de EMI). Ac. monoclonal utilizado para el tratamiento de la hemoglobinuria paroxística nocturna y el SUH atípico
  • Asplenia anatómica o funcional
  • Trabajo en laboratorios con manejo de meningococos

Sin embargo el 90 % de los casos de EMI se presentan en pacientes previamente sanos, sin factores de riesgo conocidos

Luego de un período de incubación corto, de 3 o 4 días, la EMI tiene tres formas clásicas de presentación

  • Meningitis (45 %), es la inflamación del LCR y las membranas que recubren el encéfalo y la médula espinal. Las meningitis sin shock suelen cursar
  • sin complicaciones, aunque ocasionalmente quedan secuelas auditivas, defectos cognitivos moderados o leves y epilepsia.
  • Sepsis (37 %), es la forma más grave de presentación. Cursa con fiebre elevada de aparición brusca acompañada de exantema purpúrico o petequial, que puede progresar en pocas horas a púrpura fulminante, hipotensión, insuficiencia suprarrenal aguda, fallo multiorgánico, shock refractario y muerte. El 10-30 % de los casos que sobreviven a una sepsis meningocóccica desarrollan secuelas: amputaciones, cicatrices extensas por la necrosis cutánea, sordera o infartos cerebrales.
  • Sepsis con meningitis (8 %)
  • Otras formas clínicas menos frecuentes (10 %), pericarditis, artritis, neumonía, conjuntivitis, faringitis

 

Actualmente contamos con vacunas conjugadas contra los serogrupos A,C,Y,W y una vacuna recombinante contra el serogrupo B. La conjugación del polisacárido con una proteína transportadora produce:

  • Una respuesta primaria importante en menores de dos años,
  • Memoria inmunológica ante la reexposición al antígeno
  • Una disminución de la portación nasofaríngea con reducción de la transmisión, contribuyendo a la inmunidad de rebaño o de grupo.

Para Nm B no se ha podido desarrollar vacunas conjugadas debido a un fenómeno de tolerancia inmunológica. El polisacárido capsular tiene similitud antigénica con sacáridos del tejido neuronal humano, con riesgo de inducir autoinmunidad. Por dicho motivo, se desarrolló una vacuna recombinante.

MENVEO®, GSK

Incluída en Calendario Nacional de Vacunación a  partir del año 2017

  • Vacuna polisacárida  antimeningocóccica  tetravalente serogrupos A,C,Y,W conjugada con la proteína CRM197 de Corynebacterium Diphteriae
  • Composición: cada dosis de 0,5ml contiene
  • Oligosacárido del serogrupo A 10 ug
  • Oligosacárido de los serogrupos C,Y,W: 5 ug de cada uno

Esquema: Indicada a partir de los 2 meses con esquema 2+1, a los 3, 5 meses y refuerzo a los 15 meses de vida.

Intervalo mínimo entre dosis, 2 meses

De 7 a 23 meses inclusive: esquema 1+1, una dosis y un refuerzo, con intervalo mínimo de 2 meses entre cada dosis.

A partir de los 24 meses de edad, una sola dosis resulta inmunogénica sin necesidad de dosis de refuerzo.

Edad máxima de administración: 55 años

NIMENRIX®, PFIZER

Vacuna polisacárida  antimeningocóccica tetravalente serogrupos A,C,Y,W conjugada con toxoide tetánico (TT)

Composición: cada dosis de 0,5ml contiene

Polisacáridos de los serogrupos A,C,Y,W: 5 ug de cada uno

Esquema:

  • Indicada a partir de las 6 semanas de vida
  • 6 semanas a 6 meses: esquema 2+1, dos dosis con intervalo mínimo 2 meses y refuerzo a partir de los 12 meses
  • A partir de los 6 meses: esquema 1+1, una dosis y refuerzo después de los 12 meses con intervalo mínimo 2 meses
  • A partir de los 12 meses: una sola dosis
  • Edad máxima de administración: sin límite de edad superior

MENACTRA®, SANOFI PASTEUR

Vacuna polisacárida  antimeningocóccica tetravalente serogrupos A,C,Y,W conjugada con toxoide diftérico (TD)

Composición: cada dosis de 0,5ml contiene:

Polisacárido de los serogrupos A,C,Y,W: 4 ug de cada uno

Esquema:

  • Indicada a partir de los 9 meses de vida y hasta los 55 años
  • 9 a 23 meses: 2 dosis con intervalo mínimo de 3 meses
  • 24 meses a 55 años: 1 sola dosis

VACUNA ANTIMENIGOCOCICA B

BEXSERO®, GSK

Para Nm B no se ha podido desarrollar vacunas conjugadas debido a un fenómeno de tolerancia inmunológica. El polisacárido capsular tiene similitud antigénica con sacáridos del tejido neuronal humano, con riesgo de inducir autoinmunidad. Por dicho motivo, se desarrolló una vacuna recombinante, de multicomponentes, a partir de la secuencia genómica del microorganismo (4CMenB).

El uso de estos antígenos no sólo induce anticuerpos bactericidas sino también desarrollan anticuerpos que bloquean la unión de los reguladores del complemento a la superficie bacteriana, aumentando la actividad bactericida mediada por complemento.

Indicada para su uso a partir de los 2 meses

Presentación: suspensión de 0,5 ml en jeringa prellenada, adsorbida en hidróxido de aluminio como adyuvante

Composición: contiene los siguientes 4 componentes

1) Ag. de unión a la heparina (NHBA) 50 ug
2) Adhesina A (NadA) 50 ug
3) Proteína de unión al factor H 50 ug
Producidas en células de Escherichia Coli mediante tecnología de ADN recombinante y
4) Vesículas de la membraba externa (OMV) 25 ug

Existe una gran heterogeneidad entre los serogrupos B identificados en las distintas regiones del mundo, por lo que no proporciona protección frente a todas las cepas de Nm B circulantes. Se ha estimado que cubriría alrededor del 80% de las cepas circulantes en Argentina.

La cartera sanitaria recuerda la importancia de completar esquemas de vacunación y tener presente las medidas de prevención y detección de esta enfermedad.

La cartera sanitaria informa que se han registrado ocho casos sospechosos en nuestro país que se encuentran bajo estudio e investigación epidemiológica por parte de las jurisdicciones y aún no han sido clasificados como hepatitis graves de origen desconocido.

Desde el Ministerio de Salud se destaca que se trata de casos aislados y sin conexión alguna entre sí, al mismo tiempo que se enfatiza que no se trata de un brote sino de una situación que no escapa a lo que se notifica en forma habitual ya que todos los años se registran casos con cuadros similares de hepatitis agudas graves sin diagnóstico.

Igualmente, ante la alerta epidemiológica que se produjo en otros países del mundo y que también se emitió en nuestro país el día 27 de abril de 2022, se recomienda a la población controlar y completar los esquemas del Calendario Nacional de Vacunación para cada edad, realizar higiene frecuente de manos, evitar el contacto con personas enfermas, cubrirse al toser o estornudar y evitar tocarse ojos, nariz y boca.

Ante la presencia en menores de 16 años de síntomas compatibles con los de la hepatitis (fiebre, fatiga, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces blancas, dolor articular e ictericia) se aconseja consultar al médico.

Por su parte, a los equipos de salud encargados de atender a la población pediátrica se recomienda sospechar hepatitis aguda de origen desconocido en aquellos casos con clínica compatible de hepatitis con pruebas negativas para hepatitis virales (A, B, C, D y E). Se recomienda incluir en el estudio de estos pacientes la detección de adenovirus.

Por otro lado, y con el objetivo de fortalecer la vigilancia de este tipo de eventos y estudiar en profundidad cada caso, quedó conformado un grupo de trabajo integrado por distintas áreas del Ministerio de Salud de la Nación, como la Dirección de Epidemiologia, la Dirección de Salud Perinatal y Niñez, la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, el Programa de Control de Hepatitis Virales, la Coordinación de Salud Ambiental y el Laboratorio Nacional de Referencia de Hepatitis Virales y de Gastroenteritis Virales (INEI-ANLIS). A ellos se sumarán también representantes del Hospital Garrahan y sociedades científicas.

Además de analizar la situación epidemiológica, el equipo tendrá la tarea de generar una guía de recomendaciones para el abordaje integral de las hepatitis graves de origen desconocido y establecer mecanismos de difusión de la información. A su vez, se solicitarán muestras de cada uno de los casos sospechosos para realizar estudios complementarios en el Laboratorio Nacional de Referencia de Hepatitis Virales.

Hepatitis significa inflamación del hígado que puede ser de causa infecciosa, tóxica o autoinmune. En la mayoría de los casos, la hepatitis es provocada por un virus. Las hepatitis virales son causadas más frecuentemente por los virus de hepatitis A, B y C. El test para las hepatitis B y C permite iniciar un tratamiento oportuno y minimizar la transmisión.

Las hepatitis A y B son prevenibles a través de vacunas. Los tratamientos para la hepatitis B crónica y  la hepatitis C, son seguros y altamente efectivos.

Según lo informado por la OMS al día de la fecha se han reportado 28 casos confirmados y 12 casos sospechosos de viruela símica en países no endémicos.

En el territorio argentino se trata de un paciente residente en Provincia de Buenos Aires con antecedentes de viaje a Europa y síntomas de prurito y pústulas en distintas partes del cuerpo, equivalentes febriles y dolor lumbar.

La viruela símica puede transmitirse por exposición a través de gotitas grandes exhaladas y por contacto con lesiones cutáneas infectadas o materiales contaminados. Su periodo de incubación suele ser de 6 a 13 días, pero puede oscilar entre 5 y 21.

Los síntomas incluyen erupción cutánea, fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento. Estos síntomas se resuelven espontáneamente dentro de los 14 a 21 días.

La varicela es la enfermedad exantemática (comúnmente conocida como eruptiva) más frecuente. Es una enfermedad altamente contagiosa y es endemo-epidémica, lo que puede determinar brotes en instituciones cerradas como jardines maternales, colegios y centros asistenciales, entre otros.

El agente causal de la varicela es el virus varicela zóster (VVZ), miembro de la familia de los virus herpes, con capacidad de producir latencia tras la primoinfección. Durante el período de incubación el VVZ  llega a los ganglios de las raíces dorsales, en especial a los dermatomas que corresponden al trigémino, nervios torácicos y lumbares. En estas localizaciones, el VVZ queda latente de por vida pudiendo reactivarse sobre todo en situaciones de inmunodepresión. Su reactivación origina el herpes zóster.

El ser humano es el único reservorio conocido y las formas de transmisión más frecuentes son a través de la inhalación de pequeñas gotas de secreciones que se expulsan de forma inadvertida por la boca y la nariz al hablar, estornudar, toser o espirar (gotas de Flügge) o por contacto directo con el contenido de las vesículas de varicela o de zoster.

Es posible también la transmisión vertical (de madre a hijo) cuando la embarazada susceptible padece la infección durante el embarazo (transmisión intrauterina) o el periparto (transmisión perinatal).

Cuando la madre padece varicela 5 días antes o 2 días después del parto se produce la varicela perinatal, que puede ser un cuadro grave.

El período de contagio se extiende desde 2 días antes de la aparición del brote y se extiende hasta que las lesiones se transforman en costra. Luego de un período de incubación de 2 a 10 días comienzan las manifestaciones clínicas de la enfermedad; al principio con signos y síntomas inespecíficos como malestar general, inapetencia, cefaleas y dolor abdominal que suelen observarse en la mitad de los enfermos. Finalmente aparece el exantema o brote característico que habitualmente permite el diagnóstico de la enfermedad sin necesidad de estudios complementarios.

Es de distribución cefalocaudal (se inicia en cabeza y cara y luego se extiende a tronco, abdomen y extremidades) y presenta una evolución característica: comienza con una mancha rojiza (mácula) que luego se eleva (pápula), luego se transforma en vesícula con contenido líquido infectante y finalmente aparece la costra que marca el final del período de contagio. Una característica importante es que pueden verse lesiones en distintos períodos evolutivos.

La varicela fue considerada por años como una enfermedad benigna; sin embargo pueden presentarse complicaciones, poco frecuentes, que varían según la edad y las enfermedades de base del paciente. Estas pueden ser:

  • Complicaciones infecciosas
  • Locales, por estreptococo o estafilococo, como impétigo, celulitis, abscesos subcutáneos, linfadenitis, etc
  • A distancia: neumonía, sepsis, artritis
  • Complicaciones neurológicas: ataxia cerebelosa, meningitis, encefalitis, mielitis transversa
  • Complicaciones Respiratorias: neumonitis, más frecuente en adultos e inmunocomprometidos.

Por otra parte, el impacto socioeconómico que esta enfermedad produce, con un peso significativo en la atención de salud, costos sociales y en las consecuencias socioeconómicas derivadas del ausentismo y pérdida de productividad laboral de las personas encargadas de cuidar a los enfermos, contribuyó para que la varicela fuera jerarquizada como un problema prioritario de salud pública en nuestro país.

En este sentido, la vacuna contra el VVZ es una herramienta importante para reducir en forma significativa la carga de enfermedad, así como la morbimortalidad por sus complicaciones o formas graves de presentación, especialmente en las poblaciones de riesgo.

Es una vacuna a virus vivos atenuados incluída en el calendario nacional de vacunación desde el año 2015 como única dosis a los 15 meses de vida.

Los esquemas de dosis única tienen como objetivo principal reducir la morbilidad grave y la mortalidad por varicela, pero no son suficientes para limitar la circulación del virus y prevenir los brotes incluso en niños vacunados.
En cambio, los esquemas de dos dosis además de disminuir la morbilidad severa y la mortalidad, logran reducir significativamente el número de casos y posibles brotes en poblaciones vacunadas.

Es por eso que Ministerio de Salud de la Nación dispuso recientemente la incorporación de una segunda dosis para todos los niños y niñas que cumplan 5 años a partir del inicio de la estrategia (1° de enero de 2022).

Serán incluidos además en esta estrategia todos los niños y niñas mayores de 5 años (nacidos a partir del 1° de octubre de 2013) hayan o no recibido oportunamente la primera dosis de vacuna, en función de iniciar o completar su esquema de dos dosis.